miércoles, 12 de julio de 2017

GALAPAIR. COOPERATIVA DEL FPB del COLEGIO ANTONIO GALA PREMIADO. XIII Concurso de Proyectos Empresariales Ciudad de Dos Hermanas



GALAPAIR. COOPERATIVA DEL FPB del COLEGIO ANTONIO GALA PREMIADO. 

XIII Concurso de Proyectos Empresariales Ciudad de Dos Hermanas

El premio a la mejor idea de negocio para un centro escolar del XIII Concurso de Proyectos Empresariales Ciudad de Dos Hermanas ha sido para el Colegio Antonio Gala y su cooperativa Galarepair SCA. 
Así lo ha dado a conocer la Delegación de Promoción Económica e Innovación del Ayuntamiento de Dos Hermanas, en un acto celebrado recientemente en la Ciudad del Conocimiento.
Galarepair es una cooperativa escolar de servicio de mantenimiento informático y redes creada por el alumnado de FPB del centro y participa dentro de un proyecto de emprendimiento de mini-empresa de la Consejería de Educación y la Fundación Andalucía Emprende.

Objetivo del proyecto

El objetivo es promover el emprendimiento entre los alumnos, apostando por sus competencias profesional y personal para desarrollar la actitud y capacidad de emprender en el futuro su propio proyecto empresarial, preferiblemente en el modelo cooperativo.
Lo que ofrece son servicios de reparación y mantenimiento de software y hardware a usuarios particulares, normalmente, familias del centro, y servicios de mantenimiento integral de instalaciones educativas.
El valor añadido de esta idea de negocio está más enfocado a los emprendedores que a los clientes, ya que, a lo largo del curso, sus prácticas han mejorado significativamente.
Desarrollo actual del proyecto
El proyecto actualmente se encuentra en fase piloto, ya que éste ha sido el primer curso en el que se ha desarrollado este modelo de trabajo con el alumnado. La intención es mejorarlo en el próximo curso 2017-18, mediante los modelos de evaluación que se han sistematizado en la presente experiencia. Participa el alumnado de 1º y 2º de FPB del CDP Antonio Gala, concretamente, estudiantes de Informática y Comunicaciones, atendidos por el profesorado Carlos M. Franco y Mario Ramírez.

El centro, principal cliente

La innovación de este proyecto es que el propio Colegio Antonio Gala ha contratado los servicios de la cooperativa Galarepair para complementar el mantenimiento informático de sus propias instalaciones y recursos digitales. Para ello se ha hecho uso de las horas de taller del alumnado dentro de su currículo.
Este proyecto surge de dos necesidades fundamentales. Por una parte, la propia del centro de tener un servicio de mantenimiento cercano, que conozca de manera adecuada las instalaciones. Por otra, la necesidad de prácticas y aprendizaje del alumnado. La oportunidad planteada ha sido la de poseer el centro un programa tan específico de informática y comunicaciones.
29 alumnos
forman parte de esta cooperativa escolar premiada por su idea de negocio.

El mercado potencial sería que el alumnado creara una empresa en el futuro basada en equipos y, sobre todo, en redes e instalaciones de equipos informáticos en centros educativos. La ventaja competitiva es que los chicos están teniendo su formación y prácticas en este sector educativo, conociendo sus particularidades de primera mano.

lunes, 3 de julio de 2017

GAL·LA SE SALE DE LA RAYA. JOAN TURÚ.Cuentos para el Aula. Cuentos para contar en casa.



 GAL·LA SE SALE DE LA RAYA. 
JOAN TURÚ
.facebook.Joan-Turu-
Cuentos para el Aula. Cuentos para contar en casa.


Los niños y niñas de la clase de Gal·la han dejado de dibujar porque se les ha metido una idea en la cabeza ...

¿Tú también has dejado de dibujar, o eres de los que ha decidido salir de la raya?



domingo, 2 de julio de 2017

¡¡Felices vacaciones, os deseamos a alumnado y familias!!


¡¡Felices vacaciones, os deseamos a alumnado y familias!!

Desde la familia del Gala se os desea un feliz descanso a alumnado y familias.
Volveremos con proyectos nuevos e ilusiones renovadas.
Dibujemos un verano de colores tod@s y en todos los lugares del mundo.
Buen viaje a la lectura, las olas, la naturaleza, los aires, los olores y los sueños.

domingo, 25 de junio de 2017

Leer, escribir, hablar y escuchar F. JAVIER MERCHÁN IGLESIAS



Leer, escribir, hablar y escuchar


F. JAVIER MERCHÁN IGLESIAS

Catedrático de Secundaria y Profesor de Ciencias de la Educación de la Universidad de Sevilla
Reconociendo los avances, claramente puede decirse que la eficiencia de la escuela para producir una alfabetización crítica de la población es manifiestamente mejorable
Hay un gran consenso entre los docentes a la hora de señalar a la lectura comprensiva, la expresión oral y escrita o el cálculo y razonamiento, como los principales problemas que dificultan la adquisición de conocimiento por parte de los alumnos. A este respecto, por cierto, también hay consenso en considerar que las denominadas pruebas Escala, que desde hace varios años realiza por estas fechas la Consejería de Educación para comprobar el nivel de competencia del alumnado, son perfectamente prescindibles: no nos dicen nada que no sepamos y realmente contribuyen poco a la solución de los problemas que se pretenden detectar. Su persistencia no se justifica por su utilidad.
El caso es que, al margen ahora de la supuesta virtualidad de las pruebas, sin necesidad de ellas, los docentes saben que las deficiencias en estos recursos instrumentales son la pieza clave que explica el fracaso académico de muchos alumnos y la ralentización del logro en la adquisición de conocimientos, y saben que en este asunto estamos lejos de alcanzar las metas deseables y esperables. Reconociendo los avances producidos en los últimos cincuenta años, claramente puede decirse que la eficiencia de la escuela para producir una alfabetización crítica de la población, es manifiestamente mejorable.
Entre otros objetivos, la sociedad encomienda al sistema educativo promover en los alumnos la capacidad de razonamiento, así como la adquisición de conocimientos que ayuden a entender y discernir sobre el mundo social y material. Para ello resulta imprescindible el manejo de los códigos de la comunicación con los que se expresa y transmite la cultura, es decir, entender lo que se lee, explicar lo que se quiere decir, entender lo que se oye y razonar sobre lo que queremos saber; sin ese dominio, es mucho más difícil el ejercicio de la ciudadanía y la adquisición de conocimiento.
Se dice que el actual modo de vida de los jóvenes es un pesado hándicap para formar en habilidades que requieren una disposición muy diferente. Sin embargo, habiendo mucho de cierto en ello, tal cosa no puede ser una excusa o justificación, pues hoy el encargo de la sociedad es el de alfabetizar a esos niños y jóvenes, no a los de hace 50 años.
Ahora bien, no es menos cierto que la actual estructura de la escolarización, con sus horarios rígidos, asignaturas cerradas, gestión muy burocratizada, exámenes convencionales… lejos de aportar la solución, está convirtiéndose en parte del problema. Siendo el conocimiento un asunto complejo, la institución escolar tiende a simplificarlo. Transmitiendo a los alumnos la idea de que saber consiste meramente en reproducir lo que otros saben, el texto no se lee, se copia; las ideas no se escriben, se imprime lo que otro ha escrito. Si miramos los libros de texto y buena parte de las rutinas que se practican en el aula, las llamadas actividades no consisten realmente en pensar sobre una pregunta o problema, sino en buscar la página en la que se encuentra la respuesta. Generalmente los alumnos no estudian, es decir, no trabajan sobre un problema de conocimiento, sino que preparan exámenes. Y los exámenes, ya se sabe, no son exactamente un recurso para dar cuenta del conocimiento que se tiene sobre un asunto, sino para reproducir lo más fielmente posible lo que el profesor les dijo o lo que consta en los apuntes tomados de internet o en las páginas del libro de texto. En realidad, cuando, por ejemplo, se pregunta por las causas de la revolución industrial, la pregunta es dime las cuatro causas de la revolución industrial que te dije ayer. De esta forma, leer, escribir, hablar, escuchar y pensar, son tareas que acaban siendo prácticamente actividades extraescolares.
Se habla mucho del fracaso escolar refiriéndose al rendimiento de los alumnos, pero quizás sea más importante pensar sobre el fracaso de un sistema que en los albores del siglo XXI funciona de la misma forma que en el siglo XIX. Contengamos la irrefrenable tendencia a señalar culpables -generalmente, se dice, los docentes-. Vale más analizar los problemas y tomar nota de las múltiples experiencias que se vienen sucediendo en España y en otros países. A este respecto tanto en los medios de comunicación generales como en los profesionales se viene dando cuenta de tendencias prometedoras que, inequívocamente, pasan por cambios significativos en la estructura actual de la escolarización. Cambios de calado que no pueden producirse de la noche a la mañana pero que son viables si se establecen objetivos y estrategias. Para estos cambios es necesario apelar a la política, a la política educativa y a otras, pues, por sí solas, las escuelas y los profesores carecen de los recursos que requiere su reforma. Esperemos, por cierto, que el pacto educativo no sea el parto de los montes.
FUENTE:



martes, 20 de junio de 2017

20 de Junio. Día Mundial de l@s Refugiad@s





20 de Junio. Día Mundial de l@s Refugiad@s
Informe 2.016. CEAR (Comisión Española de Ayuda al Refugiad@)


A fines de 2014, existían casi sesenta millones de personas en el mundo desplazadas por las guerras, las violaciones sistemáticas de los derechos humanos y los conflictos de todo tipo. De ellas, cerca de veinte millones son refugiadas y además casi dos millones aguardan la resolución de su solicitud de protección internacional. 
El 86% vive en los países más empobrecidos. Las naciones que lbergan a la inmensa mayoría de las personas refugiadas no son precisamente las europeas, sino Turquía, Pakistán, Líbano o algunas del África subsahariana. En 2015, España atendió a casi quince mil solicitantes de asilo. Se trata de la cifra anual más elevada desde la aprobación de la primera ley, en 1984; supera las cotas que se alcanzaron entre 1992 y 1994, en plena guerra de los Balcanes. 
Pero, de nuevo, y a pesar de nuestra ubicación geográfica en la frontera sur comunitaria, solo recibimos al 1% de las personas que demandaron protección internacional en la Unión Europea. 

Asimismo, a pesar del aumento en 2015 de solicitudes de personas procedentes de países en conflicto, el porcentaje de concesión de protección internacional disminuyó al 31%, por debajo de la media europea, que se sitúa en el 52%. Solo se concedió el estatuto de refugiado a 220 personas, menos del 1% de todos los estatutos concedidos en la UE. Y también disminuyó notablemente la concesión de la protección subsidiaria
Del Informe de la CEAR 2.016


domingo, 18 de junio de 2017

Búsqueda personalizada